LO MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA ES LO QUE SE VIVE

Según me contó el otro día mi hijo de 9 años.